LO ÚLTIMO: Xalapa ya cuenta con Laboratorio de Innovación, el primero en el estado...Américo lo inaugura        PT y PES, en busca de la sobrevivencia,firman con Morena, la coalición "Juntos haremos historia".        Anuncia IVEC la cuarta Feria de la Cerámica del 2017, en Jardín de las Esculturas.        En Xalapa, el proceso de entrega-recepción será abierto y transparente, dice Américo Zúñiga        Tras gestión municipal arranca Espacios Educativos más obras en Pánuco        Con más obras en escuelas, honramos a la educación: Américo Zúñiga        El presidente Peña anuncia, en Francia, 3 compromisos contra cambio climático        José Ramón Martel, se une al equipo de campaña de Meade... varios paisanos son cercanos al ex Director del CREA        POR QUÉ HECTOR YUNES LANDA.        El SMN estima en 21 estados temperaturas bajo cero grados        Trasciende que el Delegado de Gobernación deja el cargo...Quién llega, Montano o Carrillo?        Ramón Poo y Fernando Yunes, firmaron el Convenio para la Reconstitución de la Policía Municipal.        Meade se pinta de Verde...Citlali Medellín,Alcaldesa electa de Tamiahua,presente.        Xalapa, comprometida con la inclusión: Américo Zúñiga        Gobernadores respaldan Ley de Seguridad Interior        
Visitas: 18,544,503
Miércoles 13 de diciembre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - Julio César Martínez-Universidad Veracruzana
Julio César Martínez-Universidad Veracruzana
El álbum de las calles se enrolla en los motores/Con fugas de los postes que escriben sinfonías/Y un azoro embobado se pega en las vitrinas/Los autos pederastas desfloran el crepúsculo/Y las marcas omeriales prenden sus constelaciones/Sobre la acera encerada las lunas juegan boliche.

¡ALTO EVITE-PELIGRO!

Y ante el mandato verde de sus ojos/Toda mi alma se ha desparramado.

PENTAGRAMA de Salvador Gallardo.

“Memoria Gráfica de una Vanguardia en Jalapa.

El Estridentismo”, editada por Tinta Indeleble, colección Prisma. Del autor Julio César Martínez, Maestro de Historia y Filosofía del Arte en la Universidad Veracruzana, Especialista en Arte y Literatura Mexicana, Premio Nacional de Periodismo Cultural, nos ofrece de entrada, una fotografía en la portada, en papel couché, del Grabado Estación de radio de Estridentópolis. c. 1925 de Ramón Alva de la Canal.

Editada en papel cultural, el autor, da cuenta de Manuel Maples Arce, Germán List Arzubide, Luis Quintanilla, Salvador Gallardo, Jorge E. Cruz, Humberto Rivas. Y nos vuelve al Estridentismo con una breve introducción, que consta de siete páginas, ingeniosamente reseñadas de lo que el autor vivió desde que el malecón del puerto de Veracruz ha sido de siempre, su sitio favorito, porque desde ahí, puede contemplar el mar, que en ocasiones se le presenta manso y en ocasiones impetuoso, siempre de un azul profundo que enciende en sus ojos revelaciones y presagios.

En el mes de abril, nos cuenta, se despertaba con el intenso calor primaveral y se preguntaba, si era posible conocer en su totalidad las cosas, a través de la vista, el tacto, el oído o el olfato. Pero no incluía el paladar que parecía estar preparado únicamente para saborear los ricos tamales de pescado que hacia su abuela María Eugenia Zamudio cada año, para celebrar el Todo Santos. Para entonces, se cuestionaba acerca de qué era más eficaz en el proceso cognitivo, si la fe, la intuición o la razón. Para ello leía los Diálogos de Platón, en voz alta en las playas de “Penacho de Indio”.

Julio César Martínez , nos relata, que para 1972, en el Puerto de Veracruz, fue restaurado cuidadosamente el edificio del Hospicio veracruzano, para dar cabida a la Biblioteca del Pueblo y al Museo de la Ciudad. En donde a la Biblioteca del Pueblo, fue desde niño, su visitante asiduo. Y ahí acompañando a Juan Vicente Melo, autor de La obediencia nocturna. Conoció en tertulias literarias, obras de teatro, conferencias, exposiciones; de pintura y escultura, que fueron dando forma a su pensamiento literario y escultórico. En ese recinto, Julio, abrevó de la poesía y de su primigenio montaje teatral en voz alta. Del Amor, basada en la antología Poética en Movimiento de Octavio Paz; Alí Chumacero, José Emilio Pacheco, Homero Aridjis. De Siglo XXI editores. Así como de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda, Recuerdo de Poesía de Jaime Sabines; Sonetos del amor oscuro, de Federico García Lorca y muchos autores más.

Con el tiempo sus recorridos por las librerías del Puerto de Veracruz, su consciente dirigido por la causalidad, arribó a lo que él denomina una capilla heterodoxa, en donde descubrió diversas publicaciones de revistas y libros usados a la venta. Su nombre aún lo recuerda con claridad Vitaminas para el alma. En donde junto a las publicaciones de Kalimán, Lágrimas y Risas, Santo, Memín Pinguín, Los supersabios,

Archi, el Pato Donald, Chanoc, Tawa, los Supermachos, en una amalgama de convivencia literaria, se encontraban también las revistas Vanidades y Caballero. En un apartado del recinto, pilas de libros: desde un diccionario de Larousse, hasta un incunable. Y relata que con asombro, encontró ahí otras vitaminas para la creación del pensamiento; la primera edición del Lobo Estepario de Hermann Hesse, El tercer ojo de Lobsang Rampa, Así hablaba Zaratustra de Frederick Nietzsche, entre los que se encontraban novedades editoriales como el Mono desnudo de Desmond Morris. Y ahí en medio de ese desparpajo, llevado por la causalidad, tropezó con el Estridentismo, y se encontró con Germán List Arzubide, en sus ediciones Esquina, con el sello de la Librería Cicerón, fechado en 1923, en esa traslación inesperada, en la esquina, se encuentra de frente con El Movimiento Estridentista, publicado en 1967, en la colección Cuadernos de Lectura Popular, de la serie: La honda del espíritu, editado por la Secretaria de Educación Pública.

Julio César, se compenetra en el Estridentismo de la mano de Raúl Hernández Viveros y Esther Hernández Palacios. Los dos Hernández, cual título de película, le colocan en la mar impetuosa, con su vaivén de fuerza de blanca espuma y bruma azarosa, que es el Movimiento estridentista, emergiendo de las profundidades náuticas como un Tritón, que es el hijo de los dioses marinos; Poseidón y Anfítrite que le otorgan en la mano, el atributo para calmar o elevar las olas del conocimiento; en dos libros: El estridentismo o una literatura de la estrategia, de Luis Mario Schneider y Soberana juventud, de Manuel Maples Arce.

Y es así que Julio César Martínez entabla diálogo con el Estridentismo, y se entrelaza con las maneras de Leopoldo Méndez, Ramón Alva de la Canal, Jean Charlot, Germán Cueto, Fermín Revueltas, José Juan Tablada, Diego Rivera, Frida Kahlo, Edward Weston, Tina Modotti y otros tantos que participaron con exposiciones en el Café de Nadie.

En Memoria Gráfica de una Memoria en Jalapa, el autor narra La producción plástica de los estridentistas, que surge en Europa de manera enérgica contra la hegemonía de la estética racionalista que durante varios siglos, mantuvo al mundo occidentalizado.

Construyendo estos emergentes movimientos artísticos, tendencias estéticas con intenciones siempre renovadoras; innovando, creando, aportando, y así dan origen al Cubismo, Futurismo, Dadaísmo, Surrealismo, Abstraccionismo, entre muchas otras propuestas vanguardistas que sorprenden y enojan a los estatistas, en su pensamiento y creación involutiva, regida por la complacencia del establishment en decadencia, que no acepta el impulso renovador de los nuevos creadores que con ímpetu se abren a la libertad de expresiones como el Ultraísmo en España, el Creacionismo de origen chileno, el Martínfierrismo de raíces argentinas, el Estridentismo en México.

Esta geometrización de tendencias sociales, que el espíritu evocador de sueños extraños, conduce y se aboca a la obra del movimiento artístico, fragmentando las tendencias preexistentes, configurando así una nueva ruta, de una realidad que se había mantenido subyugada por el costumbrismo.

En la obra plástica, los artistas impetuosos, de febriles pensamientos y creación refulgente, se refugiaban en el Café de Nadie, se exponían y exponían sus obras, grabados e imágenes en donde la profundidad resuelta en composición de planos, generaban movilidad de formas orgánicas con estructuras angulares, que se apreciaban con cierta incertidumbre brumosa.

En Canción desde un aeroplano

Manuel Maples Arce nos canta:

Estoy a la intemperie de todas las estéticas;/operador siniestro de los grandes sistemas,/tengo las manos llenas

de azules continentes.

Aquí desde esta borda, esperaré la caída de las hojas./La aviación anticipa sus despojos,/y un puñado de pájaros defiende su memoria.

Canción florecida de las rosas aéreas,/propulsión entusiasta de las hélices nuevas,/metáfora inefable despejada de alas.

Cantar

Cantar

Todo es desde arriba equilibrado y superior,/y la vida es el aplauso que resuena en el hondo latido del avión.

Súbitamente el corazón voltea los panoramas inminentes;/todas las calles salen hacia la soledad de los horarios;/subverción de las perspectivas evidentes;/looping the loop en el trampolín romántico del cielo,/ejercicio moderno en el ambiente ingenuo del poema;/la Naturaleza subiendo el color del firmamento.

Al llegar te entregaré este viaje de sorpresa;/equilibrio perfecto de mi vuelo astronómico;/tú estarás esperándome en el manicomio de la tarde,/así, desvanecida de distancias,/acaso lloras sobre la palabra otoño.

Al igual que el autor de Memoria Gráfica de una Vanguardia en Jalapa, los recuerdos de Manuel Maples Arce, en el río Tuxpan evocan las vivencias que embargan su pensamiento. Allí, pasó su niñez. En sus márgenes disfruto de las primeras visiones del mundo, cuyo cauce, baja de la cordillera del Pantepec y el Vinazca. En Tuxpan, Maples Arce sintió el mar y la esperanza. Así comienza Julio César Martínez la memoria gráfica y descriptiva del Estridentismo a partir de la página 77, impresa en papel bond blanco y recreada con imágenes fotográficas de los padres y hermanos de Arce. Entre fotografías de los estridentistas, e imágenes de sus obras vuelve a dar luz y presencia a este movimiento, que se sigue moviendo, aquí en su origen. La maravillosas pinturas al óleo y los murales de Ramón Alva de la Canal, en un contraste de luz de vivos y brillantez colores, atrae a el ojo acucioso para disfrutar de lo pergeñado por los artistas. Grabados de trazos angulosos que dan la sensación de estar en otro tiempo y en otras dimensiones. Las máscaras de asombrosa imagen multicolores de Germán Cueto, elaboradas en papel mache, asombran por sus dimensiones estéticas de verdadera vanguardia, elegancia amorfa, bellamente llevada en proporción de su misma desproporción, encontrando en ello, al hombre mismo. De lo que es y pretende ser. en cuyas máscaras multicolores Cueto capta la trascendencia humana.

En la obra estridentista que Julio César, magistralmente nos entrega, encontramos a Edward Weston, con sus imágenes intensas de dimensiones cosmonáuticas, y la hermosa figura de ensoñación corpórea, desnuda en la azotea de Tina Modotti, de turgentes senos, que destaca en toda ella la belleza de su abdomen, sus piernas y su monte de Venus de proporciones fantásticas, que denotan una sinfonía de belleza, sexo y creación.

El ojo agudo en la lente de Edward Weston, destella asombro en las líneas angulares de la arquitectura que se manifiestan en su fotografía de las casas de Point Lobos, Estados Unidos. En las que nada suplanta el hecho de la emotividad creadora de las vivencias. Ni los libros estudiados, ni los seminarios, ni los cursos recibidos, logran esta quintaescencia palpitante en los sentidos de Weston. Líneas angulosas, declives, proporciones en la desproporción, rectángulos, cuadrados, líneas que proyectan las estructuras arquitectónicas de los espacios urbanos, y el desarrollo de la tecnología industrial de
esos tiempos, 1922. La geografía de los cuerpos, los pimientos y los paisajes, subliman la técnica fotográfica del ambiente que rodea la vida humana.

Los dibujos de Diego Rivera y los paisajes de Frida Kahlo, contribuyen a iluminar esta publicación, que en su segunda parte es un poema visual colectivo.

Son varios los elementos en la obra de Julio César; literarios e histriónicos, de diversos autores. En donde destaca la creación fotográfica de Tina Modotti que se nutre de pasión y de los elementos de sus vivencias, que le permiten crear una definición con energía. Modotti se motiva viajar a Xalapa, invitada por los estridentistas. Destacan en Memoria Gráfica de una Vanguardia en Jalapa, sus fotos: “Manos trabajadoras”, 1925. “Las gradas del Estadio Jalapeño”,1926 “Mujer con olla”, 1926. En donde destacan el hombre y su capacidad transformadora, las formas rectilíneas, el contraste de sombras y luces, las líneas circulares de texturas suaves y amables del barro y la figura humana.

Modotti se manifiesta en sus fotografías con visión nacionalista, asumiendo que su obra era mexicanista. Nos dice el autor.

Siendo en esto que el Director y violinista Silvestre Revueltas, nacido en Santiago Papasquiaro, Durango, México, participa de varias composiciones musicales, entre las que destaca Esquinas. Estructurada sobre una línea melódica tradicional, en la que de cuando en cuando, surgen ciertos intervalos de brotes estridentistas.

La liberación y la libertad del ser, con la fusión de identidad en el Jazz, fuente creativa de lo imprevisto, con evolución rítmica de la improvisación, con cadenzas de música clásica, o fugaz de notas musicales barrocas. Esta creación de fusión, de creatividad, espontaneidad y dominio de la técnica, motivan las tendencias de la filosofía del Estridentismo.

Así Julio César Martínez nos entrega un aporte enriquecido de obras de arte evolucionistas y revolucionarias que entusiasman la existencia del hombre, y que han permanecido en la memoria de quienes desean la estructuración constante y permanente del pensamiento y el hacer humano.

Durante la presentación de esta obra en la librería Argonautas, cita en Rojano 20 de esta ciudad capital, el maestro Daniel Acevedo, pormenorizó la construcción del libro, en apuntes precisos sobre el desarrollo de su contenido.

A la conclusión de las reflexiones sobre “Memoria Gráfica de una Vanguardia en Jalapa”, de Julio César Martínez, el público asistente disfruto la interpretación musical del Dúo Siinan, que significa en maya “Armonía”, integrado por la maestra Leonor Flores en el violoncello y el maestro Orvil Paz en la guitarra. Las obras interpretadas se titulan “Dos imaginaciones” del compositor italiano Carlo Domeniconi, en donde previamente Orvil Paz invitó a los asistentes a disfrutar de la musicalidad con los ojos cerrados y trasladar sus emociones y pensamientos hacia la relajación del espíritu. El maestro Paz, anuncio inmediatamente a ello, la presentación del estreno de la obra “Prisma”, de su autoría, creada unas horas antes, e inspirada en la poesía del mismo nombre, de Manuel Maples Arce. De ambas piezas, emergió el sonido majestuoso, dulce y grave del cello, que alcanza registros de un contrabajo y agudos que lo hacen parecer a un violín, fusionándose, con lo armonioso y melódico, del mágico origen español de la guitarra, otorgando un encanto especial a las obras.

Los ejecutantes Leonor Flores y Orvil Paz, son egresados de la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana, con grado de Maestría en Música de Cámara, por el Centro Mexicano de Posgrados en Música de la Ciudad de Puebla de los Ángeles.

Y así, embargados de poesía, música, estridentismo y libros, rodeados de arte y cultura, se hizo de la tarde-noche del

pasado 28 de septiembre, en la librería Argonautas, un espacio mágico literario-musical.

Un oasis ante la barbarie que acomete en estos tiempos a la entidad.