LO ÚLTIMO: Xalapa ya cuenta con Laboratorio de Innovación, el primero en el estado...Américo lo inaugura        PT y PES, en busca de la sobrevivencia,firman con Morena, la coalición "Juntos haremos historia".        Anuncia IVEC la cuarta Feria de la Cerámica del 2017, en Jardín de las Esculturas.        En Xalapa, el proceso de entrega-recepción será abierto y transparente, dice Américo Zúñiga        Tras gestión municipal arranca Espacios Educativos más obras en Pánuco        Con más obras en escuelas, honramos a la educación: Américo Zúñiga        El presidente Peña anuncia, en Francia, 3 compromisos contra cambio climático        José Ramón Martel, se une al equipo de campaña de Meade... varios paisanos son cercanos al ex Director del CREA        POR QUÉ HECTOR YUNES LANDA.        El SMN estima en 21 estados temperaturas bajo cero grados        Trasciende que el Delegado de Gobernación deja el cargo...Quién llega, Montano o Carrillo?        Ramón Poo y Fernando Yunes, firmaron el Convenio para la Reconstitución de la Policía Municipal.        Meade se pinta de Verde...Citlali Medellín,Alcaldesa electa de Tamiahua,presente.        Xalapa, comprometida con la inclusión: Américo Zúñiga        Gobernadores respaldan Ley de Seguridad Interior        
Visitas: 18,544,502
Miércoles 13 de diciembre de 2017     enestahora@outlook.com

En Esta Hora - El PRI descabezado
El PRI descabezado
Singular e inédito es el caso del Partido Revolucionario Institucional en Veracruz que por primera vez en su historia no tendrán lo que ellos llaman el primer priista del estado, es decir Gobernador de su partido y eso está generando un fenómeno para el cual los priistas no estaban preparados y si sumamos la pérdida evidente de respaldo, liderazgo y legitimidad de su denostado Gobernador, ahora las tribus de ese partido andan como perritos sin dueño. La derrota del PRI fue contundente, sus liderazgos y militancia apenas se están dando cuenta que no solo han perdido el Poder Ejecutivo, sino que hay daños colaterales importantes que se traducen, principalmente, en la pérdida de un liderazgo visible y válido para todos, es decir la realidad del PRI en Veracruz es que está descabezado y eso causa incertidumbre y confusión entre su militancia.

Ante el descrédito del Gobernador quien por un lado está amenazado de ser expulsado de su partido por parte de un grupo de Diputados y por el otro tiene en contra a la nueva dirigencia nacional que está exigiendo a la Procuraduría que agilice las demandas contra Javier Duarte, ya hay varios acelerados, en su gran mayoría personajes sin importancia, que aplicando la vieja máxima de a río revuelto ganancia de pescadores, quieren sorprender ofreciéndose “generosamente” a asumir la dirigencia estatal y así salvar al PRI de su debacle, pero la gente no se las cree, pues esos priistas que desde la tribuna legislativa o bien desde los medios hoy descalifican las acciones de Javier Duarte o el papel de sus compañeros diputados del partido, son duramente cuestionados también ¿En dónde estaban cuando se endeudó a Veracruz, cuándo se desviaron recursos, cuando se secuestraba y asesinaba, cuando no se pagaban las deudas a proveedores, cuando no se pagaba a la Universidad Veracruzana, a los maestros y a los pensionistas, cuándo se mandó a golpear con granaderos a maestros y jubilados, dónde estaban todos esos priistas que hoy se dan golpes de pecho? Si, acertó usted, estaban viviendo cómodamente a costa del erario de Veracruz y muy pocos tuvieron la valentía y la honestidad de renunciar a formar parte de este mal gobierno y salirse para levantar la voz en aquellos momentos en que representaba un verdadero riesgo y todo un acto de valentía hacerlo. Que no vengan hoy que el monstruo fue derrotado a ponerse contra él para que los ciudadanos digamos: -“mira que hombre tan coherente y honesto, le está diciendo las verdades a su partido”- cuando se mantuvo complicemente callado durante más de once años, mientras los veracruzanos sufrían.

El PRI es un partido socialmente desacreditado gracias a los malos gobiernos, a su falta de responsabilidad con la sociedad, que no pide cuentas a quienes impone en los cargos y por tanto es un partido cómplice de la gran corrupción en la que estamos inmersos y es corresponsable de la debacle económica del estado, del aumento de la pobreza y de la

violencia en la que estamos sumergidos, de ahí su descrédito social, incluso ya no cuenta ni con su voto duro el cual disminuyó en varios distritos electorales y hoy se ve como un partido incapaz de ganar elecciones a menos que se gaste en campañas sumas exorbitantes de dinero ilegal, como ya lo venía haciendo en los dos últimos sexenios.

El descabezamiento del PRI en Veracruz le genera una gran crisis, pero ello no significa su liquidación, eso no, significa que está ante una disyuntiva que los verdaderos priistas deben resolver: seguir haciendo lo mismo con los mismos y terminar disminuido para los próximos años en Veracruz, o levantarse de sus cenizas y retomar el vuelo. Para ello deben hacer una retrospectiva y aceptar varios hechos que al final desembocaron en el malestar social que los llevó a su sonada derrota, el primero de ellos es la aceptación que el PRI de Veracruz fue secuestrado por un grupo de advenedizos sin militancia que desplazaron a los priistas de carrera e incluso los obligaron a dejar la militancia, y por años impusieron candidatos improvisados que si ganaron elecciones, no fue por su capacidad de liderazgo sino por las grandes sumas de dinero que le metieron desde el Gobierno a sus campañas y ya como alcaldes o bien como diputados federales o locales resultaron un desastre que fue socavando poco a poco al partido, lo mismo ocurrió con los cargos en el Gobierno, se hizo de lado a la gente con experiencia y espíritu de servicio y se improvisaron desde secretarios hasta asistentes y jefes de oficina con nula experiencia en el servicio público, con cero vocación de servicio, gente altamente ignorante y exacerbadamente corrupta que fue debilitando poco a poco las instituciones y que rebasaron todos los límites permisibles en su actuar, las consecuencias están ahí, en este desconcierto de priistas que no saben si seguir apoyando a su Gobernador en sus últimos desatinos o declarar en contra de él para quedar bien hoy con la sociedad, aunque hayan permanecido en un cómplice silencio cuando la sociedad se desgarraba señalando las corruptelas y desatinos de los gobernantes.

Lo cierto es que el PRI sin cabeza y tal vez sin pies, debe reinventarse en Veracruz, pero la sociedad no les va a creer su palabrería, tendrán que reconstruirse sobre una base sólida que genere en primera instancia credibilidad y confianza, para ello tendrá que deshacerse de todos aquellos “anti priistas”, que no priistas, que colaboraron y se beneficiaron de los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte y rescatar a aquellos que se mantuvieron a distancia, deben poner a la cabeza y en las dirigencias a personas preparadas, con liderazgos reales y sobre todo a gente buena que es la que hace las cosas buenas, gente honesta, responsable y con emoción social y ahí es donde realmente se ponen complicadas las cosas pues ¿En dónde las van a encontrar, si quienes secuestraron al PRI por doce años se encargaron de sacarlas del partido? Así es que el reto es buscarle, buscar muy bien que algo bueno habrá quedado ahí adentro, tal vez oculto entre los rincones.

Comentarios a rubenricano@hotmail.com